Representando principalmente a los trabajadores hoteleros en California del Sur, Local 11 tiene como objetivo principal expandir su lista de miembros e incrementar las cuotas sindicales -a través de todos los medios necesarios. Con este fin, el sindicato favorece los grandes proyectos en desarrollo y crea estridentes campañas para ganar un punto de apoyo más firme en la región. Funcionarios locales, residentes e incluso miembros del sindicato han criticado a Local 11 por perjudicar el estilo de vida pacífica del sur de California.

Acerca de Local 11

Un afiliado del sindicato internacional UNITE HERE -el cual representa 270,000 trabajadores en toda América del Norte – afirma que la lucha de Local 11 es “mejorar los estándares de vida y condiciones de trabajo”.

En 2016, el sindicato tuvo 21,949 miembros y 3,682 pagadores de tarifas de hacienda, mientras sus activos sumaron casi un total $13 millones. Los Datos de la Oficina de Estándares Obrero-Administrativos (OLMS, por sus siglas en inglés) muestran que la membresía sindical y cuotas sindicales se han duplicado a través de la última década, ya que su impulso por los hoteles que alteran el perfil arquitectónico ha aumentado su lista de miembros.

Programa de desarrollo

Local 11 es un firme defensor de nuevos proyectos en desarrollo en Sana Mónica, Long Beach y otras ciudades de California del Sur – siempre que los puestos de trabajo sean ocupados por trabajadores sindicalizados.

Debido a que los nuevos hoteles brindan la posibilidad de sindicalización y mayores ingresos gracias a las cuotas sindicales, Local 11 hará todo lo posible dentro sus esfuerzos organizativos – incluso perjudicando a visitantes y residentes. Durante las campañas de organización, el sindicato constantemente usa los megáfonos a las 7 de la mañana, despertando a los residentes más cercanos.

Local 11 apoyo el desarrollo de The Plaza en Santa Mónica, que con cerca 130 pies de altura sería el segundo proyecto más grande bajo el nuevo Plan del centro de la ciudad, y a su vez uno de los más grandes desarrollos en la ciudad. Según el grupo de residentes Residocracy de Santa Mónica, el desarrollo excede los límites de altura existentes, establecido a 76 pies para el extremo oriental y a 84 pies para el extremo occidental del proyecto.

La gran mayoría de Santa Mónica están en desacuerdo con el programa de desarrollo de Local 11. Una encuesta exhaustiva realizada por la Comisión de Planificación de la ciudad determinó que el 60 por ciento se oponen a la expansión de los límites de altura que el sindicato apoya.

A pesar de la oposición de sus electores, la ciudad de Santa Mónica sigue adelante. Como ciudad los salarios y beneficios ascienden, la necesidad de desarrollo de edificios más grandes genera ingresos y la ciudad progresa. Desde 2012, el salario y beneficios en Santa Mónica City Hall creció más del doble en la tasa de inflación, haciendo necesario nuevas construcciones.

Si los negocios se resisten a los avances del sindicato, este les hará pagar. La lista de tácticas de Local 11 incluye un intento de impedir que nuevos restaurantes se abran dentro de hoteles no sindicalizados, evitando que los restaurantes existentes se expandan dentro de hoteles no sindicalizados, negando la licencia de licor a restaurantes de hoteles no sindicalizados y prohibiendo a los hoteles no sindicalizados brindar ninguna amenidad o servicio a clientes que no sean huéspedes del hotel.

Controversia sobre salario mínimo

El aumento de la membresía y las cuotas sindicales es atribuido en parte a la ordenanza de salario mínimo de Los Ángeles en el 2007 que exime a los hoteles sindicalizados de pagarle a los trabajadores hoteleros un salario base de $11.55 por hora. Reportes de In These Times:

[Local 11] vio sus membresías y cuotas sindicales aumentar después de que la ciudad incluyó una cláusula sindical de escape en un incremento en el salario mínimo en los hoteles. La membresía de Local 11 aumentó de 13,626 en el 2007 a 20,896 en el 2013, mientras que sus ingresos crecieron de aproximadamente $7.5 millones por año a casi $12.5 millones.

Después de que el concejo municipal de Los Ángeles votó a favor de aumentar el salario mínimo para trabajadores hoteleros a $15 la hora en el 2014, Local 11 nuevamente abogo por una exención del mandato. En otras palabras, el sindicato argumentó que sus propios trabajadores no deberían ganar $15 la hora. Como aquellos cercanos al sindicato admiten, no fue más que un intento de hacer que los hoteles se abrieran más a la sindicalización. El presidente de Local 11 lo expresó de esta manera: “Esto…quizás causará que sean menos resistentes a la sindicalización”.

Cómo es de imaginarse, los miembros del sindicato no estaban emocionados con la defensa anti-trabajador de su sindicato. Como Alicia Yale, Mesera de Sheraton Universal y miembro del Local 11, expresó: “ ¿Por qué es más beneficioso estar en el sindicato? El sindicato realmente no está haciendo nada por nosotros”. Bill Martínez, Un botones representado por Local 11 quien paga su cuota sindical de $56.50 por mes, “ahora gano menos que aquellos que hacen el mismo trabajo en lugares de trabajo no sindicalizados”. Martínez dijo: “Solo quiero ser tratado de manera ecuánime. No nos eximan, porque somos nosotros los que estamos pagando las cuotas sindicales”

Otros miembros de Local 11 han criticado públicamente su sindicato de manera anónima. ¿Por qué? porque temían a de la “intimidación sindical” si sus nombres se filtraban.

Tácticas disruptivas

Desde residentes de la zona hasta sus propios trabajadores, UNITE HERE Local 11 ha agitado incontables Californianos en los últimos años. Las quejas van desde el uso temprano de los megáfonos por parte del sindicato en sus últimos intentos de eliminar las exenciones del salario mínimo.

Después de usar continuamente los megáfonos a las 7 am durante la reciente campaña de organización en Long Beach, los residentes hablaron unánimemente. Un residente de Long Beach llamó al uso de los megáfonos “fuerte y molesto”, mientras que otros los denunciaron como “inmoral”.

Según informes, una enfermera quirúrgica fue incapaz de descansar lo suficiente para cuidar sus pacientes. Otros afirman que la actividad comercial está siendo quebrantada.

Katherine Kelton, quien trabaja en la gran empresa Fortune 500, dijo lo siguiente:

“Organizo reuniones de trabajo aquí regularmente. Y me da miedo que se hospeden en el Westin. Le dije a mi jefe que estaba realmente preocupada de que las personas se hospedaran en el Westin porque podrían ser atacados con los megáfonos. De hecho, estoy en el punto de decirle a la compañía, ‘No vengan a Long Beach’, porque pasas por su lado en la calle y no respetan a nadie”.

Cynthia Head, ex directora de la Sociedad Histórica de Anaheim, argumenta que Local 11 también perturba el turismo – y el dinero que aporta a Carolina del Sur. Sus palabras:

“Las tácticas de UNITE HERE impactan negativamente las vacaciones de nuestros visitantes, cuyos dólares hacen que nuestra cuidad funcione. Estas personas constantemente se disparan en el pie y de alguna manera a pesar través del dolor tienen la capacidad de recargar y disparar de nuevo. Cuando los veo cerrando las calles, hace que la comunidad se vea tonta – y esa no es la mejor manera de lograr que la comunidad los respalde”.

Los turistas de hecho se han quejado sobre el uso de megáfonos por parte de Local 11, alegando que “agitan a los huéspedes del hotel”. Incluso, algunos han admitido que no regresaran a las áreas afectadas debido a las protestas del sindicato.